Que los poetas mientan...

Que los poetas mientan...
Total, para que sirve esta verdad...?

Quien te dijo que existo...?

lunes, 2 de febrero de 2009

Erase que se era una vez un amigo

Esto lo escribio un Ultramuntante amigo inspirado en cierta vida Paranoica de cierto tipo que conosco... aveces...
Gracias por mostrarme el otro lado del dolor...


Clamando por la utopia
seguimos caminando...
Gracias amigo...
Algun dia, volveremos a volar...

Erase que se era una vez un amigo, en un muy lejano reino (pongamos que tan lejano como Iztapalapa, o sea que bien pinche lejos) que buscaba, y buscaba como desesperado… no sabía qué, pero buscaba, y buscaba como pinche loco, (pongamos que Paranoico para usar un término clínico y que suene muy acá) No sabía, ya dije, qué buscaba, pero seguía. Un día se encontró con un juglar viejo que le ensañaba a sus discípulos cómo ponerle música a las palabras, él se acercó interesado y llamado también por los cantos del viejo juglar que le resultaban interesantes, y los cantos, digamos la mera neta, que atraían a las sirenas que lo escuchaban. Aprendió la forma de hacer que la lira le cante a las sirenas, seguramente vió en eso la misma intensidad de sentimiento que le orillaba con desesperación a buscar eso que no sabía ni que era, pero que le era tan urgente hallar.

Encontró que ese sentimiento estaba por igual afuera en el mundo que le rodeaba como dentro de sí. Las sirenas le pedían las coplas de moda, aprendió sus cantos favoritos y también los de las sirenas, a las cuales aprendió a pescar también por la cola. Pescó muchas, y hacerlo le enseñó esa sensación de placer tan inmenso y fugaz, tan fugaz que uno quisiera tener siempre y eso le orillo a encontrar más sirenas, pero no era lo que buscaba exactamente, ni tampoco los cantos del juglar viejo, aunque encontró un aprendiz de juglar que cacaraqueaba las canciones y con él compartía sirenas y aventuras… encontró un amigo.



Con él también también conoció un mago Betabel que tenía el raro poder de convertir las fantasías, los sueños y las pesadillas en realidad palpable. Aquél mago Vetarrón era tan poderosa su magia que podía hacer que sus párvulos (o sease sus chalanes) pudieran convertirse por un momento, en otras personas, en esos seres de fantasía que no existen, pero existen por un momento gracias a su magia.

Pasmado por tal poder, decidió ser aprendiz de aquél mago, pronto supo que había otros lugares donde le enseñaran más sobre esa rara alquimia. Alguna vez, se transformó en un ser que tenía el aplastante poder de hacer reír a la gente. Aquello lo maravilló: ese sentimiento que lo orillaba a buscar lo podía provocar él mismo a los demás ¡Qué gran poder! Descubrió al Sentimiento, lo que él sentía, lo que los demás sentían, y que él podía provocar que lo sintieran, y así descubrió la máxima fuerza vital: Sentir.

Y buscaba aquella cosa desesperado, casi como perro a su hueso, como poeta a las palabras, como pintor a sus colores, como niño de la calle su mona, como pito a su pucha, buscaba desesperado, como loco, como paranoico en ese vestuario de arlequín decadente… encontró secuaces, compañeros que compartían la misma necesidad, cada uno de forma distinta pero igual de esencial y vital para cada uno de ellos, tocó sus corazones y también los de quienes acudían a verlo, y de los que no acudían también pues salía a perseguirlos en las calles, en el metro y creo que hasta en los reclusorios, dicen que llegó hasta la mitad del mundo, dicen que hubo buenos aires que lo llevaron hasta una ventana de piedra desde donde mira todo el dramaturgo universal… dicen que topó con la parte horrible de la gente, y que eso, junto al dominio de su magia lo llevó a plantearse la máxima proeza de dicha hechicería: la de cambiar al mundo.

Quizá no ha podido hacerlo aún, pero cambió muchos mundos.

Pero el futuro llama, y no llama a todos por la misma senda, los amigos con quienes compartió las batallas, las tristezas, las borracheras, las alegrías, las pachecas, el camino y el pan; iban poco a poco tomando la ruta que les correspondía. Le dolió, sobre todo cuando algunos más no compartían ya las mismas ganas de ser, y le impedían seguir su camino….

Siguió buscando, es un buscador insaciable, y encontró un camino, uno que le permitía no depender tanto de los demás, lo siguió, ganó sus propias batallas, que lo llenaban de gusto, aunque seguía añorando no pelear tan solo… a los viejos compinches… un defecto había de tener, (bueno, tiene más, parece Gay, tiene panza de litera, pero ese no es el punto) le encantaban las sirenas: tuvo muchas (no tantas como yo, si ya sé, ese tampoco es el punto) tuvo de todo: güeras, chaparras, prietas, gordas de Rosario, Flacas, noñas, inteligentes, tontas, una muy tonta pero tan tonta, tan tonta y que se le pegaba como lapa, tan lapa, muy lapa, pero tan lapa… , bonita sí, pero se creía muy bella y transparente como brisa del mar y a veces resultaba tan hostigosa y molesta cual pedo acedo de albañil.

Las sirenas siempre fueron sólo parte o de su inspiración, su ocio, su placer o su soledad, pero al fin y al cabo, siempre sólo parte de la diversión. Un día una bruja decidió cazarlo y robarle, no sólo la magia de la transformación de la fantasía en realidad sino su máximo poder mágico: la Libertad. Se disfrazó de sirena y aunque no lo crean, (yo a veces no lo creo) durmió al velador, y como camarón que se duerme, y que se duerme luego de arrimarse, se lo lleva la chingada, pus se lo chingó. Él mismo en ocasiones no lo cree, sueña que es una pesadilla, pero al despertar la Putosauria aun sigue ahí.

Pero no contaba la bruja que su hechizo no vencería a su poderoso deseo de libertad. Hace falta más que un par de piernas abiertas para vencer al hombre libre. No, mis amigos ahí no fue la caída de aquel paranoico Arlequín de cuyo no nombre no quiero acordarme, pues de aquél infortunado hecho surgió un pequeño sueño hecho carne, que le da sonrisas y en el que deposita todos sus sueños.

Pero, alerten el oído, camaradas, despierten la mente compañeros, paren oreja carnales, que os será dado a conocer el poder que es la más grande hechicería y al mismo tiempo la más grande maldición!!!! Dijimos ya que su debilidad eran las colas de sirena, y que él era poderoso en su magia transformadora (que aquí entre nos y como chisme les platico que una vez con un amigo suyo mutante, compartían una boba sirena nalgona y mientras cada uno la besaba el otro se transformaba en cactus) un día le cayó una sirena de nombre muy ingrato, muy feo y nefasto, y le cantó a él, y aquellas notas en su boca cual sinfonía domaron a la fiera paranoica, pues todo poder trae consigo una debilidad, y en este caso fue, dicen unos la demasiada confianza en sí mismo, la soberbia dicen otros, yo digo que subestimó a máximo poder al creerse inmune a él, bastaba que la sirena de nombre culero moviera un dedo para que él moviera al mundo a sus pies… creyó en sus cantos mentirosos y sus sonrisas traicioneras, él le dio lo mejor de sí mismo y ella lo transformó en mierda (algo de maga tenía) y él adoraba aquella mierda como si fuesen utopías. (no, cabrones no se burlen de él, búrlense de todos porque todos lo hemos hecho) su corazón florecido por el canto de la sirena latía para ella, respiraba para ella, pero ella domesticaba colosos con la sonrisa y la desnudez (supongome yo, porque yo nunca la ví desnuda, no sea que aquel paranoico me quiera madrear en un ataque de celos) ella iba y venía entre nubes, y le dejaba el corazón marchito… no quiero dar detalles de cómo fue la caída de aquel arlequín amigo, (sobre todo porque no los sé) pero pagó caro el precio de subestimar al máximo poder: el Amor (y no es cursilería cabrones, todos hacemos las cosas porque amamos algo o alguien) es miel en un sorbo y hiel al otro, tan poderoso que te borra el cerebro, nulifica los ideales, anula los placeres, te apendeja todo … y te destroza el corazón.

Recoge uno a uno los pedacitos que sobran, y duele, hasta lo más profundo de no se qué, porque ya te sientes con las entrañas desechas, volteas hacia atrás y miras todas las pendejadas que has cometido y todo lo que de ti mismo destruiste, los caminos que cortaste en pos de ese amor.



Dicen que se arrastra de dolor en los callejones, que le aulla a la luna su dolor en el monte, (en el cerro de la Estrella, será) pero yo no lo creo, creo que se toca las heridas, hunde los dedos en ellas para ver cuan profundas son, cuánto tiempo le costará volver… porque volverá, Seguro. Es un buscador insaciable.

Sabe cómo, yo lo oí decir que sabe incluso las artes de los Agentes federales. Quizá lo único que me preocupe es que no se de cuenta que no es importante lo que busca sino lo que encuentra, que no recuerde que su vida ha sido encontrar, no complacer medusas vestidas de sirena, que tiene un sueño más grande que todo su dolor, no quiero que olvide que el amor es el infierno mismo, pero es también la utopía en la tierra, que todo es doble filo, que por esos ojetes que te hacen mierda el corazón no muestran que seas pendejo o estés equivocado, sino que te confirman que por esa misma mierda es urgente cambiar el mundo, ese mundo que él quiere cambiar, pero que también hemos sido esos ojetes de los que nos quejamos, que allá afuera hay una revolución que lo espera, clama por las risas que sólo él sabe provocar, y los sentimientos que explaya en su magia transformadora, sólo espero que no olvide que todos podemos Caer, pero de la misma forma todos podemos Levantarnos.

…y volver a caer, pero espero que no olvide que aquí tiene una mano extendida y un corazón palpitando por el mismo sueño, y que desea que la próxima vez que caiga, caiga con él, pero de briagos. Dicen que quiere partir hacia otro lejano reino, sólo espero que recuerde todo esto, y me recuerde, que buscó un compañero y encontró un amigo y yo un carnalín, que recuerde mi buen amigo no para que no vuelva a caer, sino para que vuelva a levantarse.

Si lo ves, dile que lo quiero. (pero que no lo deseo, porque luego luego se emociona y trata de mamarmela, por eso me quiere ver briago, siempre busca la manera, es un buscador insaciable)


Ultramutante

3 comentarios:

kayako saeki dijo...

Eres un narrador insaciable!!!
Me ha enkantado esta historia en la ke muchos podemos rekonocernos pero a ninguno le gusta rekonocerse...
Siempre hay ke estar alerta porke kerer kambiar el mundo tiene muchos peligros...y te kaes una vez y otra vez ...pero ese espíritu de libertad es el ke te obliga a levatarte,...para al rato volver a kaer....hasta el final de los tiempos...

un abrazo libertario !

Vampira Dea dijo...

Siempre que estoy a leer esta história quedo a mi preguntar: Por que hay sirenas/sirenos en nuestras vidas? Y siempre eston a nos desviar de nuestros sueños? Pero la vida solo tiene sentido cuando buscamonos nuestros sueños con todas las fuersas no importa lo que hay en los camiños, seguir, llegar, hacer las cosas seren diferentes.

petitapetitesa dijo...

Te mando un puñado de besos, de esos, que lo mismo son capaces de bajar al infierno, que subir al cielo, no importa donde estés.

Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...